Flacidez Facial

Los tratamientos contra la flacidez facial permiten corregir la flacidez facial y prevenirla. Para abordar un tratamiento de flacidez facial hay que tratar los puntos donde se produce. A medida que cumplimos años la estructura ósea de la cara pierde volumen y definición: en la zona de los pómulos, maxilar superior y mandíbula. Los músculos faciales se hacen más laxos y contribuyen a la flacidez facial. Los paquetes grasos migran hacia las mejillas y los pómulos descienden y se desdibuja el óvalo facial. La piel pierde hidratación y se hace más fina y menos firme.

Tenemos tratamientos específicos para la flacidez facial, la pérdida de definición de las cejas, el surco nasogeniano y el pliegue de amargura. La corrección de pómulos, hundimiento de mejilla, las bolsas y ojeras y el hundimiento por debajo de ellas. Las posibilidades o las combinaciones de tratamiento son diversas, dependen de la genética de cada caso, fisonomía o circunstancias o forma de vida personales, para poder acertar con el tratamiento correcto.

Disponemos de consultas informativas con nuestro equipo médico para poderle ofrecer una valoración personal y la recomendación del tratamiento más adecuado para usted. Si está planteándose este tratamiento, solicite consulta informativa con uno de nuestros médicos expertos.

Abrir chat